Está aquí: HomeEspectáculosBohemian Rhapsody revive la leyenda de Freddie Mercury
Sábado, 03 Noviembre 2018 18:06

Bohemian Rhapsody revive la leyenda de Freddie Mercury

Farrokh Bulsara nació en 1946 en la isla de Zanzíbar, hijo de padres de origen persa con buena posición económica, eso ayudó a que se trasladara a la India para estudiar en un colegio británico, donde aprendió inglés y descubrió su gusto por la cultura, además de poder desarrollar sus capacidades como pianista, músico y cantante que su madre impulsó a lo largo de su niñez y juventud y que gracias a ello, el mundo pudo disfrutar del talento de éste joven mundialmente famoso posteriormente bajo el nombre de Freddie Mercury.

 

En el mismo mes en que murió hace 27 años, Freddie Mercury llega a la pantalla grande conBohemian Rhapsody, de Bryan Singer, una cinta que ofrece un acercamiento honesto a la estrella del rock y al grupo Queen, donde destaca el trabajo del actor Rami Malek que da vida a Mercury, a tal grado que se vislumbra su camino al Oscar por esta interpretación.

 

La vida de Farrokh antes de convertirse en Freddie, en sus años de infancia comenzó a despertar su afición por la música, siguió clases de piano e ingresó en el coro de la escuela. Muy pronto puso en pie su primer grupo musical, The Hectics, una banda amateur de rock.

 

 

El nombre de Freddie, en aquella época, sus amigos del colegio comenzaron a llamarle así por ser lo más gramaticalmente cerca al nombre de Farrokh y, de hecho, el propio joven firmaba en ocasiones como Frederick.

 

Regresó a Zanzíbar en 1962 junto a su familia, pero un par de años después, los Bulsara decidieron emigrar al Reino Unido donde Farrokh estudió diseño gráfico en la Earling Art School, aunque su interés por la música no había desaparecido.

 

En esa escuela logró muy buena amistad con Tim Staffell que formaba parte de un grupo llamado Smile, en el que tocaban Brian May y Roger Taylor. Freddie se convirtió en seguidor y fan número uno de la banda. En 1969 terminó la escuela con su diploma en artes gráficas y diseño en el bolsillo y comenzó a compartir departamento con Roger, con quien acudía a un puesto del mercadillo de Kensington para vender ropa y pinturas.

 

En abril de 1970, su viejo amigo Tim Staffell había decidido abandonar la formación y Roger y Brian le pidieron que fuera el vocalista del grupo.

 

Freddie insistió en renombrar a la banda y suya fue la idea de bautizarla como Queen. Al mismo tiempo, cambió su apellido artístico y se convirtió desde ese momento en Freddie Mercury. El logotipo, otra de las señas de identidad de Queen, fue también una creación del vocalista, que dejó patentes sus dotes como imaginativo diseñador. La imagen presentaba los cuatro signos del zodíaco de los miembros de la banda (dos leones por Roger y John, los dos leos del grupo; el cangrejo por el signo cáncer de Brian May y las ninfas que identificaban el signo virgo de Freddie) alrededor de una gigantesca Q y, sobre todo ello, el ave fénix, que saludaba el nacimiento del grupo de las cenizas de otras formaciones.

 

Un hecho importante en la vida privada de Mercury tuvo lugar en 1970; fue entonces cuando conoció a Mary Austin, con quien convivió durante siete años y con quien conservaría una buena amistad hasta el momento de su muerte. Se dice que ella es la única que conoce el lugar exacto donde está sepultado el cuerpo de Freddie, pues por temor a que fans o retractores profanaran su tumba, el cuerpo descansa en otro lugar.

 

Freddie Mercury fue sepultado en el cementerio de Krensal Green, en Londres, donde una estatua recibe a los miles de fans que cada año acuden a recordarlo en su aniversario luctuoso, aunque su cuerpo no está ahí, sino metros adelante bajo el nombre de Larry Lurex, nombre artístico que tomó mucho antes de la creación de Queen y con el cual sacó un disco como solista, al menos es lo que afirman algunas historias.

 

Mercury hizo realidad muchos de sus sueños y como siempre había sido un apasionado de la danza, el 7 de octubre de 1979 actuó con el Royal Ballet, para interpretar y bailar Bohemian Rhapsody y Crazy little thing called love.

 

A finales de 1982 Mercury conoció al gran Giorgio Moroder, padre del "electro disco" con quien colaboró en la banda sonora de la versión restaurada de Metrópolis, película mítica dirigida por Fritz Lang. y le pidió a Freddie que colaborara en un tema; el resultado fue Love kills, compuesta por ambos e interpretada por Mercury. El sencillo fue el primero como solista de Freddie Mercury, salió al mercado el 10 de septiembre de 1984, logró un éxito importante y le sirvió como trampolín para su siguiente trabajo.

 

Pero antes, la inteligencia de Freddie ya había puesto el ojo en otra estrella luego de asistir al Royal Opera House de Londres en 1983 para ver una representación de Un ballo di maschera, del compositor italiano Verdi, y cuentan que quedó cautivado por la belleza de la voz de la diva catalana Monserrat Caballé. Freddie escribiría la letra y compondría los arreglos del tema Barcelona, que cantó a dueto con la diva, todo un éxito mundial.

 

Los trabajaos individuales de Mercury siguieron a la par de sus compromisos con Queen y en 1985 llegó a las tiendas el adelanto de su primer disco de larga duración, el sencillo I was born to love you, y, tres semanas más tarde, se presentó el álbum Mr. Bad Guy, ambos editados por CBS Records. Los resultados comerciales fueron excelentes y el 13 de julio de ese mismo año los muchos seguidores de Mercury pudieron contemplar su memorable actuación durante el concierto Live Aid en el estadio de Wembley.

 

Su última actuación en vivo sería con Caballé y luego aún sin anunciar la enfermedad, el deterioro de su estado físico era cada vez más evidente y Mercury se recluyó en su casa de Kensington, espaciando cada vez más sus apariciones. Ocultó su tragedia incluso a sus propios compañeros de grupo y tan sólo un día antes de su muerte anunció públicamente que padecía el Sida desde 1986.

 

Murió en su cama a las siete de la tarde del 24 de noviembre de 1991 como consecuencia de una neumonía que no pudo superar. Con tan sólo cuarenta y cinco años, el gran Freddie Mercury dijo adiós a la vida que tan intensamente había disfrutado y fue enterrado en una ceremonia íntima, conforme al rito mazdeísta.

 

El gran éxito musical de la banda fue sin dudas Bohemian Rhapsody que salió al mercado en 1975 y se mantiene como un icono en la música, pues es la tercera canción más vendida en toda la historia, considerada la primera ópera-rock debido a su estructura inusual que está dividida en seis secciones diferentes: una introducción a capela, una balada una guitarra, un segmento operístico, una sección de rock y una coda y por si fuera poco, el mismo Freddy hizo las grabaciones de los coros por separado, en aquel momento nadie comprendía lo que éste genio quería hacer, pero cuando las mezclas quedaron integradas y la canción salió a la luz, bueno, el resultado fue monstruoso y aún sigue generando ganancias. En su estreno estuvo en el primer lugar por diez semanas consecutivas en gran parte del planeta.

VIDEO DE INTERÉS

BANNERS DERECHA

 
 
 

Carlos Alejandra, A.C.