Está aquí: HomeEspectáculos

Espectáculos

El juego del calamar ha sido la sorpresa y el gran éxito del año en el mundo de las series en un 2021 que cerró a lo grande La casa de papel, pero si estas dos producciones de Netflix fueron las más populares, la calidad llegó de la mano de Succession (HBO) o WandaVision (Disney+). Imposible establecer un ránking por puntos con la avalancha de estrenos de este año, así que en este listado de Efe se valora, además, su originalidad y su oportunidad de estreno.

 

1.- EL JUEGO DEL CALAMAR. Violenta, cruda, dramática, sangrienta y tremendamente adictiva, la serie de El juego del calamar se estrenó en septiembre sin publicidad; Netflix ni sospechaba que aquel juego de supervivencia en el que 456 participantes se sacarían los ojos (a veces, literal) por ganar un concurso se convertiría en la propuesta más vista de su historia, con 142 millones de espectadores en sus primeros 28 días de emisión. Especial desde su concepción, pues su creador, el desconocido en Occidente Hwang Dong-hyuk, quería plasmar las luchas económicas y las desigualdades de su país, la primera sorpresa fue que la serie arrasó entre los más pequeños, generando pánico entre muchos padres, al tiempo que una oleada de tuits te excluía si no eras seguidor.

 

2.- LA CASA DE PAPEL. Temporada 5 (Netflix) Dividida en dos partes, la última temporada de La casa de papel ha puesto fin al atraco más seguido de la historia de la televisión en España y un gran éxito a nivel internacional (según los datos de Netflix, la serie lleva acumuladas 1.832 millones de horas vistas contabilizando los primeros 28 días de emisión de sus cinco temporadas). Con una primera parte de cinco capítulos de puro género bélico, y otros cinco episodios dedicados a la nostalgia y a la despedida, la serie creada por Álex Pina se ha despedido por todo lo alto, convirtiéndose en la segunda más vista en la historia de Netflix. Tokio, Nairobi, Río, El Profesor y compañía han dicho adiós -con un final que ha contentado a fans, pues no ha despertado grandes críticas- a la serie que cambió la ficción española.

 

3.- BRIDGERTON. Creada por Chris Van Dusen sobre las novelas superventas de Julia Quinn, esta serie de época, ambientada en el competitivo mundo de la alta sociedad londinense en el que las jóvenes buscaban marido en sus fiestas de presentación en la corte, Bridgerton generó una legión de seguidores, que ya esperan la segunda temporada. La elección de sus protagonistas -los atractivos Phoebe Dynevor (Daphne Bridgerton) y Regé-Jean Page (Simon Basset)-, ha sido sin duda determinante en el seguimiento masivo de la serie (la más vista de la plataforma hasta que apareció El juego del calamar), pero también su increíble vestuario y sus románticas historias.

 

4.- MARE OF EASTTOWN. La serie de siete episodios, estrenada en abril de 2021, retrata la vida de una pequeña localidad de Pensilvania a través de las investigaciones que una detective local -impresionante Kate Winslet- va realizando en su entorno para aclarar la muerte de una chica; en medio, ella también debe luchar por la custodia de su nieto.

 

5.- WANDAVISIÓN. Elizabeth Olsen y Paul Bettany repiten sus papeles como Wanda Maximoff y Visión, interpretados en otras películas de Marvel, en esta ocasión con un homenaje a las sitcoms norteamericanas de los 50 y los 60, con la inclusión de estos dos seres con superpoderes en la típica vida idílica en las afueras de una ciudad, hasta que un día comienzan a sospechar que no todo es lo que parece.

 

6.- SUCCESSION. Aunque los adictos a las series ya estaban detrás del desenlace de esta magnífica serie creada por Jesse Armstrong y estrenada en 2018, nadie sospechaba las dimensiones que alcanzaría su tercera temporada, máxime si el tema del que trata Succession no afecta al 99,9 % de la población mundial: la vida de las personas más ricas del planeta. Quizá de ahí su éxito: Con unos personajes a la altura de las tragedias shakespearianas, brillantemente interpretados por Brian Cox (el patriarca Logan Roy) y sus hijos Roman (Kieran Culkin), Siobhan (Sara Snook), Kendall (Jeremy Strong) y Connor (Alan Ruck)- la serie gira sobre su eje en las maniobras más inesperadas, desafectas y traidoras: el objetivo, cambiar y cambiar para que todo siga igual.

 

7.- THE MANDALORIAN. La expectación por la serie que se anticipaba al universo de Star Wars creado por George Lucas se alargó todo 2021 con las aventuras de Din Djarin, el mandaloriano al que da vida Pedro Pascal (aunque no se le ve la cara hasta el final), un solitario pistolero más allá de los alcances de la República cuya misión es proteger a uno de los personajes más deliciosos de Disney +, el Baby Yoda, Grogu.

 

8.- LA EXTRAORDINARIA PLAYLIST DE ZOEY. Sin ser estrictamente un musical, La extraordinaria playlist de Zoey incorpora en todos sus episodios números musicales imprescindibles para seguir la trama, ya que la protagonista, Zoey Clarke (Jane Levy) escucha sin querer los deseos más íntimos de las personas que la rodean a través de canciones que le cantan, una situación que solo conoce su vecina Mo (Alex Newell).

 

9.- LA FORTUNA. La primera serie de Alejandro Amenábar fue presentada en la plataforma española por todo lo alto, con una impresionante factura técnica para navegar por la historia del “Caso Odyssey” y la recuperación del tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes. Su éxito la ha llevado a la televisión alemana y en enero se estrenará en Latinoamérica, Reino Unido y Estados Unidos, en AMC. Protagonizada por Álvaro Mel, Ana Polvorosa, Stanley Tucci y Clarke Peters, la serie es una adaptación del cómic El tesoro del Cisne Negro de Paco Roca y Guillermo Corral. Es una historia pura de aventuras que cuenta cómo el joven diplomático Álex Ventura (Mel), se ve convertido sin proponérselo en el líder de la misión para recuperar el tesoro submarino robado por un aventurero estadounidense (Tucci).

 

10.- CARDO. Creada (junto a Claudia Costafreda) y protagonizada por Ana Rujas, Cardo se convirtió, desde la plataforma Atresmedia Player, en una de las sorpresas del año, tanto que la revista Variety (la Biblia del cine) la ha situado en el tercer puesto de su top de series internacionales de 2021. Un retrato generacional honesto y sin edulcorar, centrado en María, a punto de llegar a los 30, trabajando en una floristería y obsesionada por pasárselo bien en una especie de huida hacia adelante sin ningún objetivo. Sexo, drogas o alcohol aderezan una serie muy diferente a cualquier otra española con la juventud como protagonista.

 

Por: La Cronica.com.mx

La actriz mexicana Silvia Pinal, hospitalizada por COVID-19, está "bien y tranquila", aseveró este sábado su familia, que también lamentó la ausencia de la diva del cine en las fiestas decembrinas.

 

"Esta Navidad nos ha hecho reflexionar y darnos cuenta lo afortunados que somos de contar con la presencia de mi mami, quiero que sepan que está bien, está tranquila y está más fuerte que nunca", informó la actriz Sylvia Pasquel, hija de Pinal, en su Instagram.

 

Pinal, ícono del cine y la televisión, ingresó el miércoles pasado a un hospital privado de Ciudad de México por complicaciones cardiacas y de COVID-19, que presuntamente contrajo en un evento el fin de semana, según su hija Alejandra Guzmán, cantante.

 

La mujer, nacida en Sonora en 1931, estaba completamente vacunada, aunque aún no se había puesto su tercera dosis de refuerzo.

 

"Nos hace mucha falta nuestra diva, pero todo va a mejorar y la tendremos de regreso. ¡Hay Silvia Pinal para rato, de eso no tengan duda!", expresó Pasquel.

 

El caso de Pinal ocurre mientras México lidia con la llegada de la variante ómicron del coronavirus.

 

El país acumula más de 3,9 millones de casos y casi 300.000 muertes, la cuarta cifra más alta del mundo.

 

La descendencia de la actriz, conocida como "la dinastía Pinal", expresó en redes su tristeza por no contar con ella en estas fiestas.

 

La modelo Michelle Salas, bisnieta de Pinal e hija del cantante Luis Miguel y la actriz Stephanie Salas, publicó una foto de Navidad en la que expresó tener "un vacío".

 

"Esta Navidad no encuentro tantas palabras como me gustarían ya que hay un pequeño vacío en mí. Y aunque estoy tranquila de que todo está bien, la falta que ella me hace y que me hacen mis seres más queridos es primordial para alcanzar la felicidad absoluta en mí", expresó Michelle en su Instagram.

 

La enfermedad de Pinal ha sacudido al público mexicano porque es considerada la "última diva" del cine nacional, gracias a sus famosos personajes y una carrera que data desde 1949.

 

La actriz mexicana saltó a la fama internacional con el director español Luis Buñuel, quien la incorporó en películas como "Viridiana" (1961), "El ángel exterminador" (1962) y "Simón del desierto" (1965).

 

La artista también ha destacado por su papel en la televisión, donde condujo el icónico programa "Mujer, casos de la vida real" por más de 20 años desde 1985.

 

"Gracias a todos los que han estado al pie del cañón y a todos ustedes por sus buenos deseos, apoyo y cariño", escribió al respecto Stephanie Salas en su Instagram.

 

A más de dos meses de haber sido hospitalizado Vicente Fernández podría dejar el área de terapia intensiva, según lo indicaron sus médicos.

 

El intérprete ingresó a un hospital en su natal Guadalajara luego de haber sufrido una caída en su rancho "Los tres potrillos", pero su estado de salud se complicó con problemas que ameritaron el apoyo de máquinas de respiración y culminó con la detección del síndrome de Guillain Barré, que ataca los nervios, impide el movimiento y puede producir parálisis. 

 

 

Hoy el reporte médico que comparte la familia a través de las redes sociales oficiales indica que "El charro de Huentitán" está mejorando significativamente. 

 

"De continuar su estado de estabilidad y no haber eventualidades se pretende salir de terapia intensiva y continuar sus cuidados en habitación", indica el reporte.

 

A pesar de que la movilidad del cantante es muy poca, tanto los médicos como sus familiares han afirmado que se encuentra interactuando en la medida de lo posible. 

 

"Continua estable, con periodos de despierto durante el día", detalla. 

 

Por el uso de máquinas en el apoyo respiratorio los pulmones de Fernández sufrieron inflamación y se trataba de evitar una infección, ahora, según se dio a conocer, su rehabilitación pulmonar sigue y se espera también una progresión en retiro de ventilación, sin embargo debido a que su sistema respiratorio sigue siendo débil, aún requiere de soporte. 

 

En sus redes sociales sus hijos y amigos han manifestado el aprecio y admiración por el intérprete de música ranchera y esperan su pronta recuperación. 

 

El cineasta estadounidense Quentin Tarantino dijo hoy que no tiene "ni idea" de cuál será su próxima película, aunque señaló la hipotética "Kill Bill 3" como "una posibilidad", durante una rueda de prensa en la Fiesta del Cine de Roma, donde esta tarde recibirá un premio por su trayectoria.

 

"No tengo ni idea de cuál será mi décima película. Esa es una posibilidad", respondió, al ser preguntado por la tercera parte de la emblemática saga protagonizada por Uma Thurman.

 

Tarantino (Tennessee, Estados Unidos, 1963) aseguró estar "llegando al final" de su carrera cinematográfica, ante una sala repleta de periodistas y fanáticos del director que se agolparon en masa en el escenario en busca de un codiciado autógrafo al término de la rueda de prensa.

 

"Tener un hijo (a principios del año pasado) ha sido casi calculado para que fuera al final de mi carrera, cuando todas mis prioridades han cambiado", expresó el cineasta, quien ha avisado en repetidas ocasiones de que pondrá la guinda a su trayectoria con una décima y última película.

 

Desde "Reservoir Dogs" (1992), Tarantino ha creado escenarios icónicos y ha cambiado la historia en la ficción, como en "Malditos bastardos" (Inglourious Basterds, 2009), ambientada en la Alemania nazi.

 

"Estaba atrapado y no sabía cómo salir, así que decidí matar a Hitler, y me pareció bastante buena idea", rió sobre cómo pensó en este desenlace.

 

Y lanzó un mensaje a quienes lo acusan de repetir finales en su películas: "Puedo hacerlo porque es mi final, soy al que se le ocurrió esta mierda. Tú no puedes hacerlo porque me estarías robando. Yo puedo hacerlo cada jodida vez: es mío", soltó entre carcajadas, propias y del público.

 

"Con la excepción de 'Érase una vez en... Hollywood" (Once upon a time in Hollywood, 2019), creo que nunca he creado un mundo del que necesariamente me gustaría formar parte", declaró, tras hacer un rápido repaso de algunos de sus personajes.

 

Se "llevaría bien" con Cliff Booth, interpretado por Brad Pitt en dicha película, y discutiría con el personaje de Leonardo DiCaprio, Rick Dalton, "un llorica". "Me gusta Rick, pero creo que tiene una gran carrera y no se da cuenta, no la aprecia", argumentó.

 

"Es divertido esto, porque aunque me gusten mis personajes no necesariamente saldría con ellos", reflexionó.

 

Tras dedicar otro rato a pensar la respuesta, declaró, serio por un momento, que si pudiera borrar una película de la historia del cine sería "El nacimiento de una nación" (The Birth of a Nation, 1915), de David Wark Griffith, porque "no solo tiene que ver con el racismo, sino que además hizo resurgir el Ku Klux Klan otra vez en el siglo XX en Estados Unidos".

 

Sobre su último proyecto, la adaptación literaria de "Once upon a time in Hollywood" (2021), Tarantino narró haber "crecido leyendo adaptaciones literarias de películas".

 

"Leía adaptaciones literarias de películas que ni siquiera había visto. Hace unos tres años releí algunas de las que más me gustaron y pensé que era muy guay y que debería hacer lo mismo con alguna de las mías", explicó.

 

Escribió los dos primeros capítulos de "Reservoir Dogs", pero paró y pensó: "¿Qué cojones estoy haciendo? ¡Debería ser de 'Once upon a time in Hollywood'! Ha sido lo último que he hecho, parece que a la gente le ha gustado y funcionaría bien", contó, y aprovechó todo el material que había recopilado y no había incluido en la cinta para escribir el libro. 

 

La agrupación estadounidense de blues rock y hard rock ZZ Top comunicó que Dusty Hill, de 72 años,  uno de sus fundadores e integrantes falleció mientras dormía en su casa en Houston.

 

A través de su cuenta de Facebook, la banda lamentó la partida de su amigo, y aseguró que siempre será recordado con cariño y profunda admiración.

 

"Nos entristece la noticia de hoy que nuestro Compadre, Dusty Hill, falleció mientras dormía en su casa en Houston, TX. Nosotros, junto con legiones de fanáticos de ZZ Top en todo el mundo, extrañaremos su firme presencia, tu buena naturaleza y compromiso duradero para proporcionar ese fondo monumental a los ‘Top’. Siempre estaremos conectados a ese ‘Blues Shuffle in C’. Te extrañaremos mucho, amigo", se lee. 

 

Hace unos días, la agrupación informó que por un problema de cadera, Dusty no podría estar en la gira que harían en Estados Unidos; se desconoce hasta el momento si ese problema de salud está relacionado con su fallecimiento.

 

Dusty Hill es uno de los miembros fundadores originales de ZZ Top, se desempeñaba como bajista principal y vocalista principal secundario desde que la banda debutó en 1969.

 

Tijuana.- Una intervención museográfica cambió el aspecto del Acuario y el Jardín Botánico del Centro Cultural Tijuana, institución de la Secretaría de Cultura federal, para su reapertura al público.

 

Este espacio que ha sido un atractivo para los visitantes de la región podrá recorrerse nuevamente, a partir de este miércoles 28 de julio.

 

Además de la exposición “Ballena gris; Migrantes marinos”, que ahora se exhibe dentro del espacio y que explica los pormenores de la presencia de esta especie en las aguas circundantes de la península, el público podrá saludar nuevamente a la gran diversidad de peces e invertebrados de mares, ríos y lagos, que habitan el Acuario.

 

500 ejemplares integran esta exposición viva, dentro de 19 hábitats acuáticos y se complementa por dos estanques en su exterior, con dos especies de tortugas semiacuáticas.

 

Entre los habitantes del Acuario podemos encontrar medusas, caballitos de mar, peces payaso, cirujano, ballesta y cíclidos africanos, especies que son visitadas anualmente por 9 mil personas en promedio.

 

La intervención museográfica llamada “Ballena gris; Migrantes marinos” guiará a las audiencias infantiles y a los adultos que les acompañen a conocer aspectos relevantes de este cetáceo, el mamífero más grande que habita esta región peninsular.

 

Este acuario es único en el estado, las personas al ingresar quedan sorprendidas al sumergirse en distintos hábitats, comentó el biólogo Daniel Rodríguez responsable del Acuario.

 

El personal a cargo realiza un esfuerzo constante por mantener el acuario, medir temperaturas, limpiar las peceras, alimentar cada especie, ya que se tiene el objetivo de preservar y proteger a estas hermosas criaturas, concluyó Rodríguez.

 

Cabe de destacar que un número importante de servidores públicos colaboró en la renovación de este espacio que reabre sus puertas en espera del reencuentro con amantes de la vida acuática entre los que destacan escolares, turismo nacional y extranjero, así como medios de comunicación que frecuentemente reportan sobre este espacio de diversión y educativo.

 

El Acuario se puede recorrer de miércoles a domingo, de las 12:00 a las 19:00 horas. Los boletos ya están a disponibles a la venta en las taquillas del Cecut.

 

La Feria de Rosarito vuelve para celebrarse este 2021 con el anuncio de grandes artistas invitados quienes ofrecerán sus actuaciones en el Teatro del Pueblo del 30 de julio al 15 de agosto en Los Terrenos de la Plaza San Fernando del municipio de Playas de Rosarito. Alemán, Lalo Mora, Grupo Codiciado, Los Cadetes de Linares son algunos de los cantantes y músicos que amenizarán la festividad.

 

Para el día de inauguración los conjuntos Marca Registrada y Los Contacto deleitarán al público rosaritense, día después de la mano de Félix Gallegos Los Cadetes de Linares tendrán su presentación para momentos más tarde darle paso al concierto de la Sonora Dinamita. Abriendo el primero de agosto se encuentra Fuerza Regia, y el 5 Las Perdidas complementarán con su actuación.

 

Para el 6 de agosto el acordeón sonará con el concierto de uno de los grandes del norteño con Lalo Mora. “El rey de mil coronas”, “Aguanta corazón”, “Mi casa nueva” son algunos de los temas con los que el artista de 74 años deleitará al público presente. Por su parte, Grupo Codiciado hará su presentación al siguiente día.

 

Otro de los artistas estelares de esta edición será la actuación del rapero mexicano Alemán el 8 de agosto, quien actualmente se mantiene como uno de los referentes artísticos del género urbano, colaborando con raperos de la talla de Snoop Dogg, Snow Tha Product, Fntxy, Santa Fe Klan, y Natanael Cano.

 

Los Mendívil, Los Únicos de México (13), Enigma Norteño Doble Cara, Ricky Barajas (14) y Virlán García (15), serán los encargados de amenizar los últimos tres días del evento.

 

Por su parte, organizadores señalaron que “trabajarán en conjunto con la Secretaría de Salud para apegarse a los protocolos que garanticen la seguridad y salud del público que asista”. Boletos a la venta a partir de este martes 6 de julio en taquillas de la Feria.

Después de "muchos años de trabajo", (casi la mitad de su vida), Yordi Rosado, quien fue productor de Otro rollo, el gran éxito de Adal Ramones, se acerca a su sueño de conducir un late show con su recién estrenada revista nocturna en Unicable.

 

"Siempre he querido hacer un late night, de alguna manera hemos hecho algunos híbridos, cuando hicimos Está cañón, evidentemente con Otro rollo, que ahí no era y el titular, pero este programa de revista nocturna nos vamos acercando", dice en entrevista con El Sol de México.

 

De noche con Yordi Rosado se transmite los lunes a las 21:30 horas y es un triunfo más de quien lleva casi 25 años en el entretenimiento, como productor, conferencista, escritor, conductor y, más recientemente, como entrevistador. En su nuevo proyecto reúne las cualidades de cada ámbito que ha experimentado.

 

Sus primeras apariciones frente a cámara fueron desde Otro rollo, con su sección de reportajes. "Ahí me di cuenta que era conductor, aunque antes de eso, me empezaron a llamar para conducir eventos privados y me gustaba mucho, sentía eso en el estómago que siente la gente cuando está contenta haciendo algo. En la tele puede ser un poco más frío, porque tienes que encontrar la manera de hacerlo divertido y con un compañero como fue en un principio Adal, pues fue muy padre poder compartir y me sirvió para aprender; ya luego lo he hecho en mi propio estilo", recuerda el también conductor de Está cañón y La última y nos vamos.

 

Presente en prácticamente todos los medios, pues además de la televisión, conduce un programa de radio, tiene un podcast con Martha Higareda y su propio canal de YouTube, donde sigue presentando las entrevistas con el perfil de La última y nos vamos, que tuvo una temporada en Unicable, reconoce que apenas le queda tiempo para hacer algo de vida familiar. Pero está dispuesto a aprovechar esta buena racha, "a veces se dejan venir muchos proyectos y hay que aguantar", dice.

 

Así como se empezó a preparar para la conducción desde que era productor, escribió su primer libro dedicado a los adolescentes cuando nació su primer hijo y a dar conferencias en formatos que hoy fácilmente se pueden llevar al streaming. Y con todo, asegura que no hay secreto para encajar. "Afortunadamente en muchas cosas nos va bien, pero creo que una de las grandes ventajas es que somos un gran equipo, todo mundo es creativo, ahorita por ejemplo con tanto trabajo, hay cosas que están delegadas y de todas las personas del equipo tengo mucho que aprender, todos saben hacer cosas que yo no sé hacer y así es como crecemos".

 

Yordi se reconoce como un hombre curioso, a quien le gusta conocer a las personas y de ahí su interés por las entrevistas. "Es una curiosidad natural, me gusta la gente y no me gusta dañar o lastimar a nadie, fue una fortuna juntar esa curiosidad que tengo, con el tono de no ser agresivo, porque tanto al público como a los artistas les ha gustado, ahora son ellos los que me están pidiendo contar su historia".

 

Su máxima enseñanza al desarrollarse en distintos medios durante más de 25 años, concluye, "es que el público se está moviendo todo el tiempo, no puedes pensar que ya te la sabes, tienes que escuchar a todos, los jóvenes tienen mucho que les puedes aprender, porque en este medio tienes que estar abierto".

 

 

Ya han pasado dos décadas desde que la primera película de Rápido y Furioso recibió el banderazo de salida en salas de cine durante 2001, dando inicio a una franquicia la cual ha logrado mantenerse en la carretera, a pesar de que el mundo haya cambiado (y muy drásticamente, sobre todo desde el año pasado).

 

Durante todo ese tiempo, esta serie cinematográfica ha logrado mantener casi intactos sus elementos primordiales con los cuales ha afianzado un sólido target eminentemente masculino que permanece fiel a la misma. Peleas con los puños y cuerpo a cuerpo, frenéticas persecuciones, retos imposibles de superar que logran ser conquistados por una combinación de temeridad y buena suerte, y sobre todo, veloces y cromados autos corriendo a altas velocidades, haciendo rugir sus motores mientras ejecutan todo tipo de increíbles proezas y acrobacias inconcebibles. 

 

Pero también, durante esos 20 años de andar en el camino, la franquicia se ha visto forzada a evolucionar acorde a los tiempos y los sucesos al interior de la misma, haciendo que el cada vez más numeroso clan Toretto, encabezado por Dom (Vin Diesel), haya pasado de protagonizar carreras de autos callejeras y clandestinas, a convertirse en una especie de fuerza especial de élite, poniendo sus habilidades al servicio de una agencia secreta gubernamental, con el fin de salvaguardar la paz y el orden mundial.

 

Del mismo modo, su universo de masculinidades exaltadas, ha ido gradualmente dando cabida (y desde su propia dinámica y coordenadas particulares) al empoderamiento femenino, a la inclusión y equidad, y -de forma cada vez más frecuente, pero no por ello más eficaz- a exaltar el valor de los lazos afectivos y familiares.

 

En contraste, la trama desarrollada por sus guiones se ha ido simplificando a niveles tan elementales, que ya más bien son mero pretexto para llevar a cabo todo tipo de ideas y acrobacias descabelladas, cada una más absurda y demencial en relación la anterior. De hecho, de unos años para acá, varias de dichas escenas se han vuelto a tal grado populares, que con cada nueva entrega, aumenta la expectativa de ver el modo en el cual Toretto y compañía rompen a su antojo las leyes elementales de la física.

 

Rápidos y Furiosos 9 (F9) ejemplifica a la perfección todo lo expuesto anteriormente. En esta nueva entrega (demorada un año en su estreno a causa de la pandemia) Dom, su pareja Letty (Michelle Rodriguez) y su pequeño hijo llevan una vida apacible, retirados del servicio activo, y viviendo en una granja. Pero todo eso cambia cuando él y sus amigos reciben un críptico mensaje de Mister Nadie (Kurt Russell), agente especial y jefe de operaciones secretas con quien ellos trabajaron antes. Siguiendo una corazonada, Dom y sus socios atienden la llamada de auxilio, y terminan involucrados en la búsqueda de una poderosa arma que, de caer en las manos equivocadas, amenaza la seguridad del mundo entero. 

 

Esto los llevará a enfrentarse no solo con el villano en turno -quien en esta ocasión es Otto (Thue Ersted Rasmussen), un potentado ambicioso y corrupto-, sino también con el hermano de Toretto, Jakob (John Cena), con quién Dom comparte un trágico pasado, de resonancias shakesperianas. Y en el inter, en la historia también se podrá ver la (insólita y algo ridícula) resurrección de un personaje; la aparición de otro que es la “inesperada” clave para el funcionamiento de la superarma, y el regreso de dos villanos célebres de la franquicia (aunque el segundo de ellos solo aparezca en la escena postcréditos).

 

Sobre esta premisa, se colocan dos horas y media de persecuciones en veloces vehículos, enfrentamientos con armas de todo tipo, peleas cuerpo a cuerpo, y una  serie  de espectaculares (y delirantes) escenas: un auto el cual logra, a toda velocidad, cruzar un puente colgante que colapsa; otro que es atrapado en el aire por un avión caza/dron; un convoy blindado de varias toneladas, es volcado por dos vehículos provistos de superimanes (¡!)... y un viaje a la órbita terrestre en un coche adaptado caseramente para fungir con transbordador espacial, parecido mucho al entrañable DeLorean de las película de Volver al futuro; por solo mencionar unos ejemplos. Y cientos  de automóviles y vehículos similares son destruidos sin piedad entre cada escena.

 

Todo ello orquestado gracias a un argumento más propio de una película de clase B, elaborado por un guión endeble, ilógico y contradictorio por donde se le vea; y desarrollado de una forma absolutamente elemental, pedestre, y maniquea; donde no podía faltar la escena de la parrillada en grupo, para resaltar su mensaje de unión familiar, el cual ya muestra alarmantes señales de agotamiento y termina por estorbar más que amenizar el relato.

 

Lo mejor o peor de todo esto (según se vea): el filme no se toma así mismo en serio, como pasa con un par de escenas donde sus propios personajes se cuestionan las probabilidades de que todo lo que hacen (por muy disparatado que pueda ser), siempre les salga bien, y la única explicación que pueden encontrar para ello es que son algo así como seres inmortales o superhéroes. Y unos segundos después, terminan mofándose de esa posibilidad. Claramente, la franquicia ya llegó a un punto en el cual ya no pretende lógica ni coherencia alguna, y solo busca entretener a costa de lo que sea, incluso recurriendo a la autoparodia y el humor involuntario.

 

Es un hecho que las personas quienes acuden a cualquier establecimiento de comida rápida, generalmente no lo hacen porque vayan buscando allí comida sana, balanceada y nutritiva. Simplemente quieren algo que sepa sabroso y les brinde gratificación inmediata. Rápidos y Furiosos 9 funciona al mismo nivel, siendo el equivalente cinematográfico de esa experiencia gastronómica, al solo ofrecer entretenimiento inofensivo, sin contenido alguno y sin mayor pretensión que ser un vehículo perfecto para evadirse de la realidad por un par de horas. Y en el caso específico de esta entrega, hasta podría decirse que es también un vehículo para escapar de las realidades e imposibilidades físicas de nuestro universo. Y de tener oportunidad de volver a ver a los Toretto triunfar de nuevo, incluso sobre la ley de la gravedad.

 

 

Después de casi tres décadas de historia hemos comprendido lo tremendamente manipuladores emocionales que son en Pixar. Han tomado la medida de su audiencia y han calibrado el medidor sentimental casi milimétricamente para no dejarnos indiferentes. Lo curioso es que su manera de trabajar es a partir de los moldes establecidos, de los estereotipos y a veces eso nos incomoda.  

 

Luego de tres años sin historias originales en el 2020 aparecieron Unidos y Soul, con unos resultados más que satisfactorios. Temas como la reconciliación de los lazos familiares y la búsqueda del sentido de la vida estaban en juego en estas películas y lograron conmovernos y enseñarnos con sus maquiavélicas agujas, que sabían dónde tocar a nuestros muñecos vudús para tocar fibras. Fue una faceta distinta en la compañía para hablar de temas más profundos que, si bien tuvieron grandes resultados como películas, también nos hicieron pensar que sus historias tomarían un camino más arriesgado.

 

Este año nos dejaron en claro que solo es una posibilidad. Han decidido volver a ponerse a la altura de la mirada de los niños para hacer que los adultos se hinquen a verlos a los ojos y entendamos que su visión es diferente a la nuestra. Que su perspectiva está cambiando y que si bien, no se sabe cuál será la identidad generacional que tengan, lo mejor es intentar comprenderlos desde aceptar sus sueños, aunque no vayan con nuestros ideales. 

 

Esta reflexión podemos sentirla en Luca, el filme de Pixar que estrenó hace unos días en la plataforma Disney+ y que nos hace cómplices de la búsqueda de identidad y aceptación en una adorable fábula. Nos lleva a la Riviera Italiana, para ser testigos de la historia de Luca, un niño que vive un verano increíble en un pueblo junto al mar, sin embargo guarda un secreto: se trata de un monstruo marino que vive en el fondo del mar y que al salir a la superficie se convierte en un humano.

 

Los papás del niño le han prohibido no salir del mar por lo peligrosos que se han vuelto los humanos con su especie, pero Luca encuentra en el misterio de lo diferente una motivación mágica. El cineasta italiano Enrico Casarosa, conocido por su cortometraje de La Luna (2011), es el encargado de dirigir este filme en el que rinde homenaje a una amistad real que tuvo con el personaje de Alberto, otro pequeño monstruo marino que un día se encuentra con Luca y quien le comienza a mostrar el mundo fuera del mar con sus conocimientos humanos.

 

En primera instancia, es a través de la historia de amistad entre Luca y Alberto, que surge mirando confundiendo a las estrellas con peces de otro mar y con el sueño de viajar por el mundo en una motoneta, y luego en el pueblo con Giulia y su papá Massimo, que la película nos muestra una encantadora comedia infantil, cuya sencilla moraleja no se siente superflua sino delicada para el entendimiento de los otros, de lo diferente, de uno mismo. Es una hermosa reflexión sobre la búsqueda de la identidad desde nuestro lado más extraño.

 

Es verdad que, como en otros filmes de Pixar, los estereotipos están presentes tanto en el discurso como en los personajes. Tal es el caso del presumido y abusivo niño con la motoneta que representa las aspiraciones de la clase media hacia la riqueza material, del tipo que luchará por conseguir lo que necesita abusando de los demás o de la humildad de los otros niños del pueblo, los que tienen mal gusto por ser pobres. 

 

Pero la magia radica en resolver el cliché con emociones más honestas, poniendo los sueños por encima de la pretensión. Los conflictos de los niños protagonistas son complejos ante lo nuevo, ante la adversidad o la apatía de las personas, y eso es satisfactorio porque no trata al espectador infantil como poco inteligentes. También es cierto que la trama no profundiza en tantas cosas, ni siquiera navega tanto en la personalidad real de los protagonistas, pero sí se concentra en un mensaje certero y con corazón sobre la necesidad de tener valor para asumir una identidad y la idea de cambiar el miedo por valentía desde el poder de la amistad.

 

Esos mensajes encuentran mucha resonancia en las discusiones actuales de temas importantes de nuestro tiempo. No solo habla de la otredad y la tolerancia, lo complejo es lo que está en juego, es la dignidad, la lucha por saber quien eres y aceptarlo para construir lazos.

 

Es evidente como Enrico Casarosa utiliza el concepto de la monstruosidad como lo ha trabajado el mexicano Guillermo del Toro (evoca especialmente a La forma del agua), pero desde una película infantil, en la que el verdadero monstruo es el humano. Y también tiene guiños a su propio cortometraje de La Luna, o a evocar la magia como lo hacen los filmes de los estudios Ghibli. Sin olvidarnos de los homenajes al cine italiano con detalles a filmes como La strada de Federico Fellini.

 

En Luca la aparente monstruosidad interior es adorable y también destaca la crítica a la misma humanidad como el villano de la naturaleza. El mensaje ambiental radica en señalar la pérdida de la empatía y su moraleja apela a que las personas en algún momento necesitan entender al otro para valorarlo, (aunque en el conflicto también se señale que el conocerlo para destruirlo).

 

Cabe destacar que, al igual que Pixar tomó la cultura mexicana en Coco, acá es igualmente admirable el homenaje a la cultura italiana desde sus costumbres hasta su pasión por el fútbol. Y si celebramos el tono en el sentido del humor también hay que celebrar que en cuestión de calidad de animación hay un nivel de detalle impresionante que hubiera sido tremendamente apreciado en pantalla grande.

 

Luca no se convertirá en el clásico de la animación, pero ojalá lo llegará a ser. Tiene en su contra la forma, poco original, en que evoca el sentimentalismo y que la resolución del mayor conflicto que tiene que ver con la humanidad se resuelve de manera romantizada, pero también es una película bella e inspiradora. En su final hay un acto de amor tan lindo que uno quisiera salir corriendo a abrazar a su mejor amigo. Una película imperdible. 

Página 1 de 64

VIDEO DE INTERÉS

BANNERS DERECHA