Está aquí: HomeVideos

Videos

Octavio Fabela Ballinas

La siempre sabia conseja popular recomienda muy atinadamente aquello de que "no hagas cosas buenas que parezcan malas, ni malas que parezcas buenas", frase que ¡vaya que le viene como anillo al dedo! al Síndico Municipal de Tijuana, Arturo Ledesma Romo, pues el señor  se enfureció con quienes le pidieron su versión ante la acusación pública y directa de que le está "echando una manita" al ex alcalde Carlos Walterio Bustamante Anchondo.

De acuerdo con quienes fueron hasta la Sala de Cabildo a señalarlo como protector del ex alcalde, resulta sospechoso que a casi un mes de vencido el plazo para que los responsables de área le giraran las observaciones detectadas en el proceso de entrega - recepción del gobierno; aun no puede hacer público el estado en el que recibieron la administración de la ciudad.

El grupo de priístas autodenominado Corriente Crítica, le reclaman porque no ha hecho públicas las irregularidades detectadas al momento de recibir las dependencias de gobierno ni se ha citado a nadie para que aclare las inconsistencias lo que podría ser perjudicial para el esclarecimiento y resarcimiento de los daños causados al patrimonio de la ciudad.

El caso es que al concluir la sesión de Cabildo en la que por unanimidad se aprobó emitir un exhorto al Congreso del Estado para que inicie una auditoria de gestión al asunto del remplazo de luminarias y el pago millonario a Global Corporation, los reporteros buscaron al síndico para conocer su versión de las imputaciones que se le hicieron.

Lejos de aclarar, el licenciado Ledesma Romo empezó a vociferar y exigir el nombre del autor del comunicado distribuido durante la sesión de cabildo, con una actitud que dista mucho de ser la que esperamos del responsable de que las cosas marchen dentro de los cauces legales en el gobierno de la ciudad.

Lo que tampoco quiso o pudo explicar el Síndico Municipal, es ¿por qué, el pasado viernes poco después de la hora en la que se giró la convocatoria para la sesión de Cabildo donde venía anotado el asunto del exhorto al Poder Legislativo, personal de Sindicatura se desplazó hasta las oficinas de Carlos Bustamante en el piso 31 del Grand Hotel y ahí se mantuvieron trabajando todo el fin de semana?

Si los elementos bajo sus órdenes acudieron en diligencia oficial a entrevistar al ex alcalde como parte de alguna investigación oficial, pues hubiera sido muy fácil aclarar que, ese fue el motivo de su estadía en el bunker de Bustamante. El contenido de la entrevista se entiende debe mantenerse en reserva mientras dure el curso de la indagatoria. Así de fácil.

Sin embargo la actitud mostrada fue más bien de sorprendido. Atacó e hizo berrinche para defenderse cuando nadie le estaba echando bronca. Lo traicionó el inconsciente.

Por eso debe recordar que el refrán popular es muy sabio cuando dice que "no hagas cosas buenas que parezcan malas, ni malas que parezcas buenas".

Por Octavio Fabela Ballinas

 

Eso de la verificación vehicular, es quizá, la primera gran mentira de la actual administración estatal.

Nadie en su sano juicio se puede oponer a que vivamos en un ambiente más sano y limpio, pero de eso a que la verificación se vuelva obligatoria para tramitar el canje de placas, se apruebe o repruebe, pues hay un mundo de diferencia.

De acuerdo con el portal www.respirabienbc.gob.mx, la verificación vehicular es obligatoria para la renovación o canje de placas así como el trámite de cambio de propietario, con un costo de 4 salarios mínimos para vehículos modelo 2012 y anteriores cuya vigencia será de un año y de cinco salarios mínimos para los autos modelos 2013 y 2014 que tendrán que regresar al verificentro en dos años.

También en el sitio de Internet abierto por la Secretaría de Protección al Ambiente, queda claro que no importa si el auto no pasa la verificación, ya que a la unidad que está provocando un grave daño al aire que respiramos todos, se le extenderá un certificado de rechazo con el que podrán acudir a realizar el trámite de renovación de placas.

No se necesita ser amplio conocedor del derecho ambiental o de finanzas para darse cuenta que con la verificación no se van a reducir las emisiones contaminantes al aire y con la medida lo único que se persigue es recabar por lo menos 255 pesos con 8 centavos por cada automovilista cumplido.

 

Mejor sería que se aumentaran ese costo al de la revalidación y así evitarían los automovilistas que sí cumplen con sus obligaciones, perder hasta un día hábil en el trámite de la mentada verificación. Y con esto surge la gran interrogante ¿Por qué solo a los automovilistas cumplidos es a los que se les carga la mano con cobros de todo y por todo y a los que circulan en sus autos chocolate, no se les toca ni con el pétalo de una infracción?

Hay que recordar que al menos en relación con el parque vehicular que circula por las calles de Baja California, los malos son más, y esos vehículos en su mayoría son autos que se desecharon de California que emiten grandes cantidades de gases contaminantes. Estos vehículos no pagan ningún tipo de impuesto ni en México ni en su país de origen.

En lugar de andar buscando como sacarle más dinero a los que sí cumplen con sus obligaciones fiscales, ya va siendo hora que se busque un mecanismo para que los que nadan de muertito con sus carros chocolates también se pongan con su cuerno para ayudar al Estado a cubrir el presupuesto.

Porque con la cantaleta de que no tienen dinero para importar sus carros, se quieren zafar de todas las demás responsabilidades.

VIDEO DE INTERÉS

BANNERS DERECHA

 
 

 
 
 

Carlos Alejandra, A.C.